Logo cronicasf1.com

Encuesta
Qué piloto ha logrado más 'Grand Chelem' ?
Alberto Ascari
J.M. Fangio
Jim Clark
Ayrton Senna
Michael Schumacher
Relatos
 

Enzo Ferrari habla de Antonio Ascari

Conocí a Antonio Ascari en Milán en 1920. Era un jóven de estatura no muy alta pero de constitución atlética, rubio, elegante, dotado de gran capacidad para los negocios. Ya entonces, de hecho, se ocupaba del comercio de automóviles. Tenía una compañía con la que preparaba las primeros coches de carreras de aquellos años y entre ellos, su Fiat Gran Premio 4500 de 1914, que le había dado su primera victoria de la posguerra en la Parma-Poggio di Berceto de 1919. Su año dorado fue 1924. De entre sus muchos éxitos aquel año lo recuerdo vencedor en Cremona y récordman de los diez kilómetros lanzados... y después triunfante dominador del Gran Premio de Italia en Monza.

Antonio entró enseguida en el grupo de personas que orientaba la producción de Alfa Romeo e incluso se convirtió en su representante general para la Lombardía. Fue precisamente bajo su empuje innovador como se llegó a la construcción de los ES sport que dieron a la casa milanesa sus primeros éxitos y la primera notoriedad comercial. Nosotros lo llamabamos afectuosamente "el maestro", y yo debo reconocer que mi vocación, no tanto de piloto, comerciante o futuro director de escudería, sino de empresario, en aquel ambiente apasionante fue debida en gran parte a su ejemplo.

Antonio tenía un caracter fortísimo, era un hombre tremendamente activo y de verdadero coraje. Incluso había estado en Brasil con dos de sus hermanos para construir un ferrocarril. Pero además era también un padre y un marido ejemplar y un hombre de grata compañía. Generoso en todos los sentidos e incluso humilde cuando era necesario. No había completado muchos estudios pero poseía una notable erudición; sin embargo, si algún problema técnico lo superaba y no lograba resolverlo, no temía recurrir al consejo y la sugerencia de cuantos consideraba que sabían más que él.

Como piloto, Antonio Ascari era extremadamente audaz y de temperamento improvisador; un garibaldino, como nosotros llamábamos a ese tipo de corredores que anteponen el coraje y la carga emotiva al estudio escrupuloso del recorrido, que variaba las trazadas en cada ocasión buscando giro tras giro acercarse lo más posible a los límites extremos de adherencia. Recuerdo a propósito de esto un episodio significativo: Durante el Gran Premio de Italia de 1924 en Monza, el creador del circuito y director de la carrera Arturo Mercanti, envió al box de Alfa Romeo este mensaje urgente:

"Si Ascari continua haciendo la curva grande y la curveta de modo peligroso para él y para los otros, me veré obligado a pararlo".

De hecho Antonio Ascari derrapaba cada vez más ostensiblemente a la salida de la curveta porque a cada vuelta intentaba recorrer aquel segmento de curva a velocidad creciente.

Aquel amigo murió al año siguiente en Montlhery cuando estaba demostrando una vez más su valor sobre una roja Alfa Romeo.

 
 
La Web - Contacto
www.cronicasf1.com - 2005 - 2007 - Todos los Derechos Reservados. Sitio diseñado por J.Sabaté